ganaderia extensiva vacuno

Carne de vacuno: ganadería extensiva y sostenibilidad

Un producto, y más en lo que a gastronomía se refiere, es el reflejo de todo lo que hay detrás de él, de cómo se ha obtenido y de los procesos que han propiciado que podamos disfrutar de él.

La ganadería es una actividad en la que el modelo de producción que se utilice tiene una repercusión determinante; así, podemos distinguir de manera clara la diferencia entre ganadería extensiva e intensiva.

El modelo productivo intensivo se caracteriza por la industrialización de la explotación ganadera, lo cual se traduce en un ecosistema creado de manera artificial en el que los animales se crían atendiendo a las demandas del mercado; además, su impacto en el ecosistema es negativo, pues se consume mucha energía y agua y se concentran ingentes cantidades de residuos orgánicos contaminantes producidos por los animales en un espacio muy reducido.

Modelo de ganadería extensiva

El modelo extensivo es una manera de entender la ganadería que tiene en consideración y respeta el testigo que recoge, y que se vale del conocimiento para adecuar la explotación a una producción sostenible, respetando siempre el patrimonio natural del ecosistema y favoreciendo su regeneración.

La principales ventajas de la ganadería extensiva son, además de las mencionadas:

  • A nivel de producto, una carne notablemente superior: la vida de los animales influye de manera determinante en parámetros como la composición de las grasas de la canal un mejor equilibrio en los tipos de colesterol.
  • La mejor salud de la que los animales disfrutan con este modelo ganadero hace que esta no dependa de la utilización de fármacos.
  • Su impacto medioambiental es positivo, contribuyendo a hacer crecer la flora y a la conservación de los suelos donde se lleva a cabo.
  • El pastoreo es determinante en el control de la flora, lo que reduce considerablemente el riesgo de aparición de incendios.
  • Mantiene el tejido económico y social de muchas zonas rurales al permitir el desarrollo de actividades como la ganadería y el pastoreo, siendo estas las únicas viables en algunas áreas geográficas, y evitando el éxodo rural.
  • Garantiza el bienestar de los animales, que pueden desarrollar su vida en cuasi libertad, y respeta su legado etnográfico.

En Casa de Alba entendemos que respetar al producto es respetar todo lo que hay detrás de él, y practicamos la ganadería extensiva a la hora de obtener la carne de vacuno de calidad superior que ofrecemos.