conservar ibericos embutido consejos

Cómo conservar todo el sabor de los embutidos 100% ibéricos

Todos sabemos del salto de calidad que supone disfrutar de embutidos 100% ibéricos como los que Casa de Alba ofrece a través de su exquisita selección pero, además de la propia condición del producto, hemos de atender a otros factores que, de igual modo, determinarán nuestra experiencia gastronómica una vez vayamos a degustarlos.

En este sentido, la correcta conservación es un factor que se ha de tener presente, especialmente cuando sufrimos las altas temperaturas propias del verano, influyendo estas en el estado del producto de manera directa.

Las dudas a este respecto pueden ser varias: una vez estrenado el producto, ¿es recomendable guardarlo en el frigorífico?¿basta con preservarlo con film transparente o papel albal, o ha de ser envasado al vacío?¿conservará todo su sabor original?

Para ayudaros a resolver estas dudas, queremos compartir con vosotros ciertos consejos que seguro os resultarán de gran utilidad:

Embutidos ibéricos en caña: uno de esos pequeños placeres gastronómicos  es el momento en que cortamos la primera rodaja de, por ejemplo, un salchichón ibérico, y degustamos la pieza por primera vez. Una vez hecho esto, ¿qué debemos hacer para que el producto conserve intactas sus propiedades? Bien; en primer lugar hay que hacer hincapié en que determinar la cantidad de producto que vamos a consumir en ese momento concreto es el primer aspecto a tener en cuenta, pues la piel de la pieza ayuda preservar las cualidades del producto y evitará que se seque. Con el resto tenemos dos opciones: por un lado, colgarla con la cara abierta boca abajo; por otro, tapar esa misma parte con papel, siendo especialmente recomendable para ello el reciclado o de cartón, pues no se adhiere al embutido.

Jamón y paleta ibéricos: en primer lugar, hemos de mencionar que este tipo de productos gourmet necesitan estar aireados, con lo cual el uso de un jamonero se antoja indispensable para una correcta conservación. Una vez estrenado, te recomendamos que conserves la corteza y grasa de las primera lochas, pues si colocas estas sobre la parte de la pieza que está en contacto con el aire evitarás que se seque; en este sentido, situar por encima un paño limpio también puede ser una opción valida.

Ahora que ya sabes cómo mantener tus ibéricos de la manera más adecuada, conservando estos todo su sabor y frescura, te invitamos a que visites nuestra selección de ibéricos para que disfrutes de una experiencia gastronómica de la más alta calidad. ¡Buen provecho!