carne-vacuno-maxima-calidad

Cómo reconocer la mejor carne de vacuno

La carne procedente de res supone un deleite para el paladar, a la vez que guarda múltiples beneficios para nuestro organismo, realidad esta muy alejada de ciertas creencias erróneas que siempre han orbitado en torno a ella y que parten de la idea, en muchos casos, de que su consumo y una dieta saludable y equilibrada son totalmente incompatibles.

Si bien con la carne de vacuno ocurre como con la mayoría de alimentos y no es bueno mantener un consumo descontrolado de la misma, sus bondades nutricionales van desde una alta concentración de proteínas hasta sus altos niveles de vitamina B12 (que contribuye a generar glóbulos rojos), pasando por ser rica en hierro y zinc.

Pero más allá de lo que le reporta a nuestro organismo, este tipo de carne resulta deliciosa para el gusto, siempre y cuando se trate de un producto de calidad; reconocerla es fácil si se sabe a qué criterios ha de atenderse:

Color rojo intenso. La concentración de mioglobina, proteína encargada de conducir el oxígeno hasta los músculos, es la que determina, en gran medida, el color de la carne, niveles que vienen condicionados, a su vez, por la edad y la vida que haya tenido el animal, además de por su tipo de alimentación. Más allá de profundizar en aspectos técnicos, hemos de saber que el color rojo intenso suele ser sinónimo de encontrarnos ante carne de calidad.

Sabor. El sabor de la carne de vacuno estará condicionado por varios factores entre los que destaca el tiempo transcurrido entre el sacrificio del animal y el consumo de la carne: si el periodo entre ambos es el idóneo la sensación en paladar resultará muy gratificante.

Terneza. Una vez más, varios son los condicionantes que determinan la terneza de la carne: régimen de vida y edad de la res, parte de la misma que se vaya a consumir, tipo de alimentación…Por ello, resulta muy importante controlar todo el proceso que forma la obtención de la carne, desde el momento en que el animal nace hasta que la pieza llega a nuestro plato.

Carne de vacuno Casa de Alba

Nuestra carne de vacuno posee la máxima calidad debido al empeño y dedicación que Casa de Alba otorga a la cría y cuidado de las reses, así como al especial cuidado que se mantiene durante el proceso de obtención del producto.

El ganado que pasta en nuestras fincas lo hace en régimen extensivo, lo que significa, entre otras cosas, que está compuesto por razas autóctonas totalmente adaptadas al medio en el que habitan, que disponen del espacio necesario para su correcto crecimiento y desarrollo, o que su tipo de alimentación se nutre principalmente de pastos naturales. El resultado es una carne cuya proporción entre grasas saturadas e insaturadas redunda en ser más beneficiosa para la salud y, además, mucho más sabrosa.

Carne de vacuno

En la última etapa, correspondiente al proceso de obtención de las piezas, el ganado dispone de un prudencial periodo de descanso tras el cual es sacrificado; la carne resultante gozará del control más exhaustivo de los parámetros de temperatura y humedad.

Si deseas saber más acerca nuestra carne de vacuno, te invitamos a hacerlo a través de este enlace.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *