curiosidades-jamon

Curiosidades del jamón ibérico

Producto indispensable en la cocina de cualquier hogar, el jamón ibérico es santo y seña de la gastronomía española y se convierte en el foco de atención de cualquier reunión gastronómica. Pero, a pesar de su fama, ¿sabemos todo de él?te descubrimos algunas curiosidades.

El por qué de colgar los jamones

En un sentido práctico, resulta lógico que los jamones se cuelguen del techo puesto que de ese modo se evita que ninguna parte del mismo entre en contacto con cualquier otra superficie, lo cual ayudará a que se aireen y evitará que se genere moho, recogiéndose el exceso de humedad en los conos que se colocan en su parte inferior.

Pero remontándonos unos cuantos siglos en el tiempo encontramos que la principal razón por la que los dueños de los establecimientos situaban los jamones colgando del techo era la del valor del producto como símbolo inequívoco de cristianismo puesto que las demás religiones tenían prohibido el consumo de cerdo, ahorrándose así cualquier problema con las autoridades.

Un producto con miles de años

El jamón ibérico posee un bagaje gastronómico que escapa a los límites o parámetros que normalmente manejamos: si bien conocemos un buen número de productos o recetas que cuentan con una larga historia y que han sido disfrutados y transmitidos por diferentes generaciones, en este caso hemos de remontarnos al periodo Neolítico (en torno al 3.000 a.C.) para encontrar su origen a través de una pieza de jamón fosilizada que supone la primera manifestación conocida de este alimento, fijándose así en el tiempo las primeras muestras de la cultura del cerdo, sabiduría esta que se desarrollaría plenamente durante el Imperio Romano.

Durante la Edad Media, el prestigio del matador del cerdo alcanzó cotas muy elevadas, siendo este un personaje afamado y respetado.

El jamón, precursor del concepto de tapa

Tanto nos gusta disfrutar de una buena tapa cuando visitamos cualquier bar que, en caso de que no nos la pongan (cosa extraña) o de que esta no sea de nuestro agrado, nos sentimos decepcionados, pues con qué acompañar cualquier bebida es, al menos, tan importante como la elección de esta. Pero, ¿bebida y tapa han coexistido a lo largo de nuestra historia?

Si nos referimos a la base, a la propia etimología del concepto “tapa”, nos encontramos con un curioso origen: en la Edad Media, Fernando VII visitó una taberna gaditana, y pidió que le sirvieran una loncha de jamón con la que “tapar” su copa de vino de Jerez a fin de evitar que la arena que arrastraban los fuertes vientos la echara a perder.

Poco después, y con diferente propósito, los Reyes Católicos ordenaron a todos los taberneros ofrecer fiambres acompañados de pan con el objetivo de “tapar” o paliar los efectos derivados del consumo de cerveza o vino.

Nuestro Jamón

Descubrir nuestra selección de ibéricos es un placer al que, si aún no has tenido oportunidad de hacerlo, te invitamos: comprobarás que se trata de un producto sin igual que hará las delicias de los paladares más avezados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *